29/12/2018   Centro

La artista iraní Shadi Ghadirian inaugura el año de exposiciones fotográficas en el Centro Niemeyer

“Como todos los días” es el título de la exposición retrospectiva que se inaugura el viernes 11 de enero a las 18:00 en el Vestíbulo del Auditorio.

Hasta el 31 de marzo se podrá visitar esta muestra que refleja la visión de la artista sobre la mujer iraní con una combinación de tradición y modernidad.

Esta es la primera exposición fotográfica que cuenta con el asesoramiento Rosa Olivares: periodista, editora, escritora y crítica de arte y nueva asesora de programación del Centro Niemeyer.


El Centro Niemeyer y Contemporánea presentan la exposición retrospectiva “Como todos los días”, de la fotógrafa iraní Shadi Ghadirian. Esta muestra, comisariada por Mario Martín Pareja y formada por medio centenar de fotografías, explora las series más controvertidas de esta artista sobre la mujer iraní a través de la particular visión la artista iraní, con la que logra unir la tradición y la modernidad.

A través de las contradicciones en la vida cotidiana, la fotógrafa Shadi Ghadirian se basa en su entorno y cultura y en su condición de mujer para crear la obra que se podrá ver en el Centro Niemeyer desde el 11 de enero hasta el 31 de marzo. Nacida en 1974 en Teherán, en la República Islámica del Irán, Ghadirian decide dedicarse a la fotografía tras completar sus estudios en la Universidad de Azad.

Gharidian se ha ganado al público internacional por sus imágenes innovadoras que representan a las mujeres iraníes en marcado contraste con la forma en la que la mayoría de medios de comunicación occidentales las retrata. Alejada de ese concepto de retrato occidental, Ghadirian presenta a la mujer iraní en todos sus aspectos, iluminando con el color zonas de un mundo que de otra manera se antojaría oscuro y usando el humor para derribar tabúes. Gracias a su habilidad artística, lograr enviar un mensaje sutil y poderoso focalizado en los aspectos sociales e históricos de su propio país, pero con un eco que traspasa sus fronteras.

Es por ello que Ghadirian está considerada una de las primeras fotógrafas iraníes que modifican la percepción que se tiene del arte y de la sociedad contemporánea en Irán a finales de los años 90.

“Como todos los días” ofrece un recorrido por su producción artística, desde la primera serie, “Qajar”, de 1998, hasta “Miss Butterfly”, de 2011.

En las fotografías de la serie “Qajar“ Ghadirian se inspira en los retratos que se realizan en este período histórico de Irán a finales del XIX y principios del XX. Mediante un fino sentido del humor la artista define la vida de la actual mujer iraní como fuera de su tiempo; en una aparente anacronía que ha hecho que esta serie y, por ende, Ghadirian, sean mundialmente reconocidas y admiradas.

“Like Everyday” (2000) es la segunda serie, y esta vez sí que hay una intención clara por parte de la fotógrafa de elevar una crítica ante las responsabilidades que recaen sobre los hombros de la mujer durante toda su vida. En ellas el rostro femenino es sustituido por un utensilio doméstico trascendiendo distinciones culturales y haciendo universal su protesta.

En “West by East” (2004) Ghadirian se atreve a retratar a jóvenes iraníes a la manera occidental retocando las propias fotografías tal y como la censura hace de las imágenes que aparecen en las revistas occidentales que se distribuyen en su país.

“Ctrl + Alt + Del” (2006) supone una reflexión sobre la tecnología, los cambios sociales y culturales que conlleva y su imposición sobre la identidad del individuo.

Además de la constante lectura de lo que sucede en la actualidad, Shadi Ghadirian ha sentido la necesidad de analizar aquéllos hechos que le marcaron en la niñez y adolescencia (“nunca tuve una adolescencia”); hechos derivados tanto de la época de la Revolución (1979) como de la inmediata Guerra Irán-Irak (1980-1988). Las series “Nil Nil” y “White Square”, de 2008, se convierten, pues, no sólo en su propia terapia narrativa, sino también en el relato de todas las mujeres que han vivido dichos acontecimientos, los cuales, hasta este momento, siempre han sido contados gráficamente por hombres en el campo de batalla, bien sean soldados, periodistas o fotoperiodistas.

La situación política en Irán sigue presente en la vida de Ghadirian e impregna también la última serie fotográfica de la exposición. “Miss Butterfly” (2011) escenifica la necesidad de protección de uno mismo y del hogar, y nace tras un confinamiento forzoso en su propia casa y episodios de estrés y paranoia que durante dos meses sufre por el miedo a ser arrestada en los días anteriores y posteriores a las elecciones presidenciales de 2009.

Shadi Ghadirian (Teherán, Irán, 1974) se gradúa en fotografía por la Universidad Azad de Teherán en 1998. Su obra se ha expuesto en Oriente Medio, Europa, Estados Unidos, Canadá y Rusia y forma parte de colecciones como las de los museos Victoria & Albert de Londres, Georges Pompidou de París, LACMA de Los Ángeles, Smithsonian de Washington, Bellas Artes de Boston, Arte Moderno de Viena o el de Teherán.

La exposición se inaugurará oficialmente el viernes 11 de enero a las 18:00 en el Vestíbulo del Auditorio del Centro Niemeyer con la presencia de la artista y se podrá visitar hasta el 31 de marzo con los siguientes horarios: de miércoles a domingo de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00. El precio de la entrada es de 4 € (3 € entrada reducida).

Con esta exposición se inicia la colaboración con el Centro Niemeyer de Rosa Olivares como asesora de programación. Rosa Olivares es una de las mujeres que más ha colaborado en la difusión y conocimiento del arte contemporáneo y sus profesionales en nuestro país. Editora, periodista, crítica, gestora cultural y comisaria, desde el año 2000 es editora y directora de la revista especializada en fotografía contemporánea “Exit imagen & cultura” y desde 2002 también de “Exit Book”, una revista que analiza libros de arte y de cultura visual contemporánea. Olivares se suma al equipo de programadores del Centro Niemeyer, compuesto actualmente por Antonio Ripoll en artes escénicas, Fran Gayo en cine y Javier García Rodríguez en Palabra.